Especial de Fernanda Abeal para El Faro Online

Es de cuentos y se encuentra sobre Av. Del Libertador al 1900. Perteneció a Matías Errázuriz Pereira, embajador chileno en Argentina, quien adquirió objetos de arte de gran valor. Ingresar es sentirse como en París pero en medio de Buenos Aires.

El edificio fue construido entre 1911 y 1917 y es de estilo neoclásico francés, diseñado por el arquitecto René Sergent. Sus amplios espacios verdes invitan al relax en cualquier momento del día. Por dentro, contempla un inventario que supera los 6 mil objetos abarcando desde piezas romanas hasta creaciones artesanales de platería contemporánea.

Ambientaciones de época, arañas con cristales, pinturas destacadas, valiosos mobiliarios y miniaturas fundamentalmente europeas y orientales, vajilla, esculturas, tapices, armas, libros, cerámicas y toda la magia que ofrecen las antigüedades de una colección imperdible de los siglos XVI al XX.

La residencia revela el estilo de vida de una familia patricia con un escenario de ceremonias, conciertos y bailes de caridad. Amplios espacios de lujo y confort con avances tecnológicos avanzados para la época, como son los ascensores y la calefacción centralizada, enmarcan la casa- museo que también tiene un imponente jardín cuyo diseño evoca al Palacio de Versalles, y que funciona como prolongación de los salones de recepción.

Un plus es Croque Madame, lugar de encuentro para degustar exquisiteces de la pastelería francesa. Una merienda con amigos o un almuerzo bajo un cielo perfecto. El arte y la gastronomía se mezclan ante los paladares más exigentes. Mesas al aire libre con mirada a los bellos jardines y una carta para dejarse tentar frente a esta maravillosa vista abierta a la ciudad.

Museo Nacional de Arte Decorativo

De martes a domingo de 13 a 19 horas, con reserva previa.

Contacto: +54(11) 4801-8248/ 4806-8306