Destacadas Estilos de Vida

Trabajar desde casa o ser nómada digital

Ser un nómada digital está cada vez más en auge. Es una forma de vida que mucha gente adopta, por diferentes motivos. Nos da la libertad de elegir el lugar del mundo que queramos para vivir. 

En estos tiempos se hace cada vez más evidente la importancia de trabajar lejos de una oficina. Sólo necesitas un ordenador y una buena conexión al wifi para comenzar a trabajar y hacer dinero.

Para muchos, ser nómada digital no llega a ser algo tangible. Incluso los que se deciden por esta vida, no pueden ver cómo materializarla. Lo ven más como un concepto que como algo real, que se puede dar en nuestras vidas. Y a veces, cuando pasa esto, nos frustramos y nos damos por vencidos, sin siquiera haberlo intentado.

Capaz lleve un tiempo, y no pase de un día para el otro. Pero todos (si, todos) tenemos un diferencial, algo que nos hace únicos. Encontrar eso nos va a ayudar mucho para llevar este estilo de vida.

Creación de contenido

La creación de contenido puede ser una tarea un poco difícil de explicar, pero sin dudas es uno de los trabajos más usados por los nómadas digitales. Aunque claro, muchos se declaran “content creator” sin siquiera saber qué es.

Crear contenido requiere mucha disciplina, esfuerzo y, a su vez, imaginación. Todo lo que creemos tiene que estar constantemente adaptado a los momentos que se viven. Tenemos también que encontrar el ángulo óptimo para que lo que creemos, tenga impacto.

Pero bueno, antes de seguir hablando sobre la creación de contenido, vamos a contar un poco que es. Para esto, vamos a dividir a la creación de contenido en dos aristas. La personal, y la creación de contenido para otros.

Crear contenido personal

Crear contenido personal puede ser, por ejemplo, crear un blog en el que plasmemos nuestros viajes. O crear un canal de YouTube en el que contemos nuestro día a día, o hablemos sobre, por ejemplo, “cómo armar una valija a la hora de salir a la ruta”. Puede ser, también, diseñar ilustraciones para nuestra cuenta de Instagram .

Básicamente, crear contenido personal significa invertir en nosotros mismos, posicionándonos, paso a paso, en el mundo de la web. Requiere mucha paciencia y los resultados no se van a ver de un día para el otro. Pero, sin siquiera darnos cuenta, nos vamos a encontrar con un montón de material en la nube, todo creado por y para nosotros.

Cuando creamos contenido para nosotros, y esto es muy importante saberlo, no vamos a generar ingresos en el momento. Como dije antes, estamos invirtiendo. En un futuro, después de, seguramente, varios años, vamos a poder contactar a distintas marcas y mostrarles lo que escribimos en nuestro blog, las ilustraciones que hicimos a lo largo del tiempo, o todos nuestros videos de YouTube y el alcance que tienen.

Y, aunque el contenido que creemos para nosotros mismos, no alcance para contactar a distintas marcas y generar ingresos, no dejes de hacerlo. Es que siempre necesitamos ese momento para nosotros, en donde podamos ser sinceros y expresarnos de la manera que nuestra alma y mente lo sienten.

Crear contenido para otros

Puede pasar que, distintas plataformas nos contacten para que por ejemplo, escribamos artículos para su Blog. O que le creemos flyers específicos para promocionar diferentes eventos. O, por qué no, crear ilustraciones para un libro o una revista.

Cuando esto pasa, estamos creando contenido para alguien ajeno. Por ende, nos toca comprender la esencia del negocio al que le estamos creando contenido. Tenemos que entender cómo piensan, a qué apuntan y qué ángulo debemos adoptar en el contenido que le creamos.

Primero, porque es importante que la visión de la empresa este alineada con la nuestra. No tiene sentido, por ejemplo, escribir algo que no sentimos ni creemos. A la larga, las palabras van a carecer de sentido y fuerza, y nuestros textos van a estar vacíos de significado.

Y por otro lado, porque entender la visión de la empresa para la que trabajamos, nos va a permitir agilizar las cosas. Por ejemplo, la ilustración que mandemos va a ser aceptada en su primera, o segunda versión, y no vamos a tener que rehacerla varias veces por no estar ésta alineada con el estilo de la empresa.

Esos detalles son los que nos van a hacer ganar prestigio y generar más clientes. Cuando uno se esfuerza y hace el trabajo bien, el resto viene solo.

Travel Writer

Un travel writer es aquella persona que mientras viaja se dedica a escribir. Para uno, y para diferentes plataformas, organizaciones, diarios o lo que fuere, que requieren nuestros servicios. Sí, leíste bien. También escribimos para uno, como te mencioné antes. Es que es muy importante saber dónde estamos parados, qué pasa por nuestra cabeza, qué sentimos en determinado momento de nuestras vidas. Todas esas revelaciones muchas veces aparecen cuando agarramos la lapicera y empezamos a escribir.

Podemos también tener un blog y plasmar ahí nuestras experiencias de viaje. No te creas todo lo que te cuentan por ahí. Llevar un blog (y mantenerlo actualizado) requiere mucho tiempo y esfuerzo. Y, por sobre todas las cosas, generar dinero a través de él no sucede de un día para el otro. Es importante entender estas cosas para no frustrarnos con el tiempo. Paciencia y perseverancia.

Community Manager

Ser Community Manager implica manejar las redes sociales y los distintos canales digitales de una o varias empresas. Subir contenido, crear los textos que acompañen a las fotos o videos, generar tráfico en las distintas redes e interactuar con los lectores o usuarios que llegan a los distintos canales.

Muchos creen que ser CM implica subir tres fotos a la semana y ya está. No es tan fácil como parece y, para marcar una diferencia, hay que ser muy inteligente, muy paciente y generar una muy buena estrategia.

Para ser un buen community manager, hay que tener una escucha activa constante (es decir, estar al tanto de lo que pasa en el ambiente en el que se mueve el negocio de tu cliente), activar la comunidad, investigar antes de dar una respuesta, dominar el lenguaje del rubro sobre el que estás informando y, por sobre todo, mantener una constancia diaria.

Con imaginación, perseverancia e inteligencia, se pueden lograr cosas muy buenas.

Diseñador Gráfico

Tal como pasa con el Diseñador Gráfico, para trabajar como Diseñador Web se requiere una base fuerte de conocimientos previos. Pero, con lo fácil que es acceder a la información hoy en día, formarse es todo menos una misión imposible.

Un diseñador web se encarga de crear, por ejemplo, sitios web para distintas compañías. Esto es lo que por ejemplo, yo hago además de tener mi blog de viajes.

Me contacto con distintas personas y me interiorizo en lo que necesitan. Escucho sus requerimientos, les hago una oferta y, en caso que la acepten, me pongo a trabajar.

Diseñar un sitio web no es, lamentablemente, instalar WordPress y arrastrar módulos. Se requiere un conocimiento mayor y, muchas veces, nos encontramos con situaciones más complejas que nos llevan varios días resolver.

Pero con paciencia y perseverancia, como en todo, se puede llegar lejos y se puede alcanzar grandes niveles de conocimiento.

Traductor

Si sos buenos con los idiomas y si, por sobre todo, tienes un título en traducción, este puede ser un trabajo que te puede llegar a interesar.

Cada vez son más las empresas que contratan a traductores freelance, para que les traduzcan todo tipo de documentos. Desde documentos legales, pasando por contratos de alquiler. Todo lo que te puedas imaginar.

Y, como todo trabajo en el que está involucrado un nómada digital, se puede hacer desde cualquier parte del mundo. Incluso no se necesita de una buena conexión de wifi de manera constante. Con tal de tener wifi a la hora de bajar el documento a traducir, y a la hora de enviarlo para su corrección, nos alcanza.

No pienses que traducción implica únicamente del inglés al español o viceversa. Puede ser entre cualquier par de idiomas. Alemán, italiano, portugués, mandarín. Y, obviamente, mientras más poco usual sea el idioma al que traducir los documentos, mejor pago va a ser el trabajo.

Fotografía

¿Sos bueno con la cámara de fotos? ¿Sentis una pasión gigante por plasmar en una foto lo que tus ojos ven? Entonces, ¿por qué no dedicarte a la fotografía?

Aunque esto requiera una inversión inicial, a la hora de comprar el equipo y también formarte con algún que otro curso, es una herramienta muy importante a la hora de buscar un trabajo para viajar como nómada digital.

Muchos lugares, por ejemplo hostels, requieren buenas fotos para después subir a sus diferentes plataformas y así mostrar sus instalaciones.

Si tenes un buen ojo, y sabes captar el detalle, la voz se va a correr rápido y los clientes van a llover.

¿O, por qué no, vender postales? Podemos ir captando distintos momentos que atravesamos durante nuestro viaje y sentarnos, por ejemplo, en el parque de la ciudad donde decidimos vivir por un tiempo, y exponer nuestro trabajo. Vender fotos, postales o incluso pequeños libros con una colección de las mejores fotos.

Artículos relacionados

Muerte accidental de un anarquista

Rodolfo Gutierrez

Atraer lo que deseamos

Rodolfo Gutierrez

Recitrónica se consolida en Chubut

admin